¿Es seguro consumir edulcorantes que contienen sucralosa?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Edulcorantes con sucralosa, splenda, sucaryl

Bioquímica & Divulgadora Científica

Sobre mí

 

http://cienciaalplato.com

laura@cienciaalplato.com

¿Qué es la sucralosa?

La sucralosa es un edulcorante artificial no nutritivo. Fue descubierto en 1976 y aprobado por la FDA en 1999 para ser utilizado en alimentos, bebidas, productos farmacéuticos, productos dietéticos y suplementos vitamínicos. Sin embargo, tu salud podría verse afectada por la ingestión de altas dosis de este edulcorante, sobre todo considerando el aumento a nivel global de la moda de productos light.

La ingesta diaria admisible (IDA) es de 15 mg/kg de peso/día. Por ejemplo, una persona de 50 kg podría ingerir hasta 750 mg de sucralosa por día.

 

Algunas características de la sucralosa:

  • Muy estable a altas temperaturas
  • 600 veces más dulce que la sacarosa (azúcar común o de caña)
  • Estable en medio ácido
  • No es cariogénica

¿Qué marcas comerciales contienen sucralosa?

Splenda, Sucralín, Roxxel, Sucaryl, Huxol, SucraPlus, Equal, Candys, Cukren, Dulzero, Hileret Zucra, Makea.

 

Diferentes estudios han demostrado que cuando se administra sucralosa por vía oral, esta se absorbe poco en el tracto intestinal y se excreta principalmente a través de la heces dentro de las primeras 24 hs.

Las investigaciones científicas nos llevan a pensar que el consumo de sucralosa puede alterar la microbiota intestinal. Esto es de suma importancia, no sé si habrás escuchado la frase: “Somos como es nuestra microbiota”, así es, pues su alteración repercute en nuestra salud física y mental.

 

La microbiota intestinal juega un papel clave en los procesos relacionados con la salud del hospedador, como la digestión y fermentación de los alimentos, el desarrollo de las células inmunes, la regulación del sistema nervioso entérico y la comunicación intestino-cerebro.

La inflamación es uno de los efectos más comunes asociados con la disbiosis del microbioma intestinal, que se ha relacionado con una serie de enfermedades humanas, como la diabetes y la obesidad.

La sucralosa puede afectar la microbiota intestinal y su dinámica de desarrollo. El enriquecimiento de los genes proinflamatorios bacterianos y la alteración de los metabolitos fecales sugiere que el consumo crónico de sucralosa podría aumentar el riesgo de desarrollar inflamación tisular al alterar la microbiota intestinal.

 

Conclusión que no me canso de repetir una y otra vez: “Desendulza tu vida”.

Te invito a leer este artículo sobre la microbiota intestinal, y este otro sobre edulcorantes no calóricos.

.

Gracias por visitar el blog

✔️-Para suscribirte al boletín de novedades clic aquí.

-Para compartir este artículo, solo basta con hacer clic en el ícono de la red social que quieras.

-Para citar o referenciar, seguir las normas APA.

✔️-Para donaciones: clic aquí.

.

Referencias:

1-Rodero AB, et al. Toxicity of Sucralose in Humans: A Review. Int. J. Morphol. v.27 n.1 Temuco mar. 2009.

2-Bian X, et al. Gut Microbiome Response to Sucralose and Its Potential Role in Inducing Liver Inflammation in Mice. Front Physiol. 2017 Jul 24;8:487. 

3-Valdes AM, et al. Role of the gut microbiota in nutrition and health. BMJ. 2018 Jun 13;361:k2179.

4-Chiavetta, L. (2018). Dieta, fibra y microbiota intestinal. Impacto en la salud mental y física.. [online] Ciencia al Plato. Available at: http://cienciaalplato.com/2018/07/02/dieta-fibra-y-microbiota-intestinal-impacto-en-la-salud-mental-y-fisica/ [Accessed 2 Jul. 2018].

5-T.H. Frazier, et al. Gut microbiota, intestinal permeability, obesity-induced inflammation and liver injury. JPEN J Parenter Enteral Nutr, 35 (5 Suppl)(2011), pp. 14S-20S.

6-Sehar I., Kaul A., Bani S., Pal H. C., Saxena A. K. Immune up regulatory response of a non-caloric natural sweetener, stevioside. Chemico-Biological Interactions2008;173(2):115–121. 

7- Brown R. J., Rother K. I. Non-nutritive sweeteners and their role in the gastrointestinal tract. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism2012;97(8):2597–2605. 

8-Pepino M. Y. Metabolic effects of non-nutritive sweeteners. Physiology & Behavior2015;152:450–455. 

9-Ford H. E., Peters V., Martin N. M., et al. Effects of oral ingestion of sucralose on gut hormone response and appetite in healthy normal-weight subjects. European Journal of Clinical Nutrition2011;65(4):508–513.

10-Mattes R. D., Popkin B. M. Nonnutritive sweetener consumption in humans: Effects on appetite and food intake and their putative mechanisms. American Journal of Clinical Nutrition2009;89(1):1–14.

 

Bioquímica & Divulgadora Científica

Sobre mí

 

http://cienciaalplato.com

laura@cienciaalplato.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ciencia al Plato
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://cienciaalplato.com/politicas-de-privacidad/.