Todo lo que querías saber sobre la Vitamina C: importancia, fuentes, funciones, y su relación con la fertilidad.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Vitamina C, ácido ascórbico

La Vitamina C

La vitamina C o ácido ascórbico es un ácido fácilmente oxidado y destruido por el oxígeno, álcali y altas temperaturas. La mayoría de las especies de plantas y animales tienen la capacidad de sintetizar la vitamina C a partir de la glucosa y la galactosa a través de la vía del ácido urónico, pero el hombre y otros primates no pueden hacerlo debido a la deficiencia de la enzima gulonolactona oxidasa requerida para su biosíntesis. La deficiencia de esta enzima es el resultado de una mutación que ocurrió hace aproximadamente 40 millones de años.

Por lo tanto debemos incorporarla a través de los alimentos.

La vitamina C está involucrada en:

  • El desarrollo y mantenimiento de los tejidos conectivos.
  • La formación ósea.
  • La cicatrización de heridas y el mantenimiento de encías sanas.
  • Desempeña un papel importante en diversas funciones metabólicas, como la activación de la vitamina B, el ácido fólico, y la conversión del aminoácido triptófano en serotonina.
  • Es un antioxidante.
  • Facilita la conversión del colesterol en ácidos biliares y por lo tanto reduce los niveles de colesterol en la sangre.
  • Aumenta la absorción de hierro en el intestino al reducir el estado férrico a ferroso.
  • Protege el sistema inmunológico, reduce la gravedad de las reacciones alérgicas y ayuda a combatir las infecciones.

El efecto terapéutico de la vitamina C fue explorado por Linus Pauling; sin embargo, su trabajo sobre el papel terapéutico de la vitamina C en sus últimos años generó mucha controversia, pero fue el primero en introducir el concepto de altas dosis de vitamina C para el tratamiento de varias afecciones comunes.

Desde entonces, las mega dosis de vitamina C se ha utilizado ampliamente en el tratamiento y la prevención de una gran cantidad de trastornos como la diabetes, la aterosclerosis, el resfriado común, las cataratas, el glaucoma, la degeneración macular, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardíacas, el cáncer.

 

¿Qué ocurre cuando hay deficiencia de vitamina C?

La deficiencia de vitamina C a menudo se asocia con anemia, infecciones, encías sangrantes, escorbuto, cicatrización deficiente de las heridas, hemorragia capilar, degeneración muscular, placas ateroscleróticas y alteraciones neuróticas.

Para la corrección de la deficiencia, la vitamina C a menudo se complementa con grandes dosis y, a diferencia de las vitaminas solubles en grasa, la toxicidad es rara. Recientemente, el papel de la vitamina C en la infección y la inmunidad también se ha investigado.

¿Qué alimentos nos aportan vitamina C?

La vitamina C se encuentra en alimentos como:

  • El Perejil
  • Los cítricos
  • Los pimientos verdes, rojos
  • Las fresas o frutillas
  • Kiwi
  • Los tomates
  • El brócoli y las coles de bruselas
  • El nabo
  • La grosella india y otras verduras de hoja

Las fuentes animales son pobres en contenido de vitamina C y el nivel suele ser <30–40 mg/100 g. Por lo tanto, las fuentes de plantas se vuelven importantes debido al alto contenido de vitamina C de hasta 5,000 mg/100 g.

Es importante destacar que la vitamina C es sensible a la temperatura, por lo tanto las fuentes vegetales para incorporarla deben estar crudas. 

 

Absorción de la vitamina C:

Una pequeña proporción se absorbe en la cavidad bucal mediante difusión pasiva. La absorción en el tracto gastrointestinal se realiza mediante transportadores activos de vitamina C dependientes del sodio (SVCT).

La biodisponibilidad o la concentración efectiva de vitamina C dependen esencialmente de su absorción efectiva en el intestino y la excreción renal.

La biodisponibilidad de la vitamina C se ve reducida con el estrés, el consumo de alcohol, fumar, la fiebre, las enfermedades virales, el uso de antibióticos, los analgésicos, la exposición a productos derivados del petróleo o el monóxido de carbono, la toxicidad a metales pesados, etc.

En caso de alto consumo de vitamina C, se producirá excreción a través de los riñones. Generalmente, el ácido ascórbico o vitamina C no es tóxico, pero en dosis altas (2 a 6 g/día) puede causar trastornos gastrointestinales o diarrea. Los efectos secundarios generalmente no son graves y se pueden revertir fácilmente al reducir la ingesta de dicha vitamina. Además, no hay datos consistentes y convincentes sobre los efectos graves de salud de la vitamina C en los seres humanos.

Vitamina C y fertilidad:

  • La vitamina C se ha utilizado en el tratamiento de la infertilidad masculina por razones empíricas, particularmente en presencia de infecciones seminales no específicas. Varios autores han informado su presencia en el plasma seminal de adultos sanos en altas concentraciones. Sin embargo, el papel preciso de la vitamina C en relación con la reproducción masculina aún no está claro.
  • Según Chinoy, la vitamina C es esencial para la integridad estructural y funcional de los órganos reproductivos dependientes de andrógenos.
  • En varios estudios, se vio que el contenido de ácido ascórbico en el plasma seminal de hombres fértiles e infértiles era significativamente diferente, y el porcentaje de espermatozoides con morfología normal se correlacionó significativamente con el ácido ascórbico seminal en ambos grupos. La deficiencia de vitamina C puede conducir a un aumento del daño oxidativo inducido por especies reactivas de oxígeno (ROS) y se observó un aumento de ROS en el semen de 25 a 45% de los hombres infértiles.
  • La suplementación con vitamina C como antioxidante de manera dependiente de la dosis en los hombres puede mejorar la calidad del esperma.
  • La suplementación también aumenta los niveles de progesterona en mujeres infértiles con defecto de la fase lútea.

 

Todavía hay mucho más que agregar sobre la vitamina C, pero para que este artículo no se haga tan largo lo dejo acá y retomo en el próximo post, en el que hablaré sobre muchas otras funciones en las que está implicado el ácido ascórbico.

Para quienes deseen sacarse la duda: ¿La vitamina C sirve para el resfrío?

.

Gracias por visitar el blog.

✔️-Para suscribirte al boletín de novedades clic aquí.

-Para compartir este artículo, solo basta con hacer clic en el ícono de la red social que quieras.

 

.

Referencias:

1- Shailja Chambial, et al. Vitamin C in Disease Prevention and Cure: An Overview. Indian J Clin Biochem. 2013 Oct; 28(4): 314–328.

2-Malo C, et al. Glucose modulates vitamin C transport in adult human small intestinal brush border membrane vesicles. J Nutr. 2000;130:63–69. 

3-Takanga H, et al. Sodium dependent ascorbic acid transporter family SLC23. Pflugers Arch. 2004;447:677–682. 
4-Ralli EP, et al. The mechanism of the excretion of vitamin C by the human kidney. J Clin Invest. 1938;17:765–770.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ciencia al Plato .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Fastcomet, https://www.fastcomet.com/terms/privacy-policy.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.