Consumo de Omega-3 durante el embarazo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Omega 3 alimentación durante el embarazo

El consumo adecuado de ácidos grasos omega-3 es de vital importancia durante el embarazo, ya que son componentes fundamentales del cerebro fetal y la retina.

Además estos ácidos grasos también influyen en la determinación de la duración de la gestación y en la prevención de la depresión perinatal.

En este artículo me enfocaré sobre los omega-3 durante el embarazo, aunque no entraré en detalles muy finos porque para eso te dejo este artículo.

Estudios recientes indican que las mujeres embarazadas en diversos países comen poco pescado y, por lo tanto, no consumen suficientes ácidos grasos omega-3, principalmente debido a la preocupación por los efectos adversos del mercurio y otros contaminantes presentes en los productos marinos.

Estos ácidos grasos son esenciales debido a que no se pueden sintetizar dentro del cuerpo y deben ingerirse a través de la dieta.

¿Por qué es tan importante el consumo de omega-3 para una mujer embarazada?

Porque el DHA es el componente crítico de las membranas celulares en el cerebro y la retina; interviene en la función visual y neural, así como en el metabolismo de los neurotransmisores.

La acumulación de DHA comienza en el útero y se deriva predominantemente a través de la transferencia placentaria.

Las dietas que son equilibradas tanto en omega-6 como en omega-3 pueden ser menos inflamatorias e inmunosupresoras.

Cuando predomina el consumo de productos procesados y ultraprocesados, es muy probable que la dieta se encuentre desequilibrada, con predominio de ácidos grasos omega-6, lo que brindará un ambiente proinflamatorio, aumentando el riesgo de enfermedades crónicas (enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2,  osteoartritis).

El crecimiento cerebral fetal se acelera durante la segunda mitad del embarazo, y la tasa de crecimiento sigue siendo alta durante el primer año de vida. Es probable que, durante el embarazo, los requerimientos de omega-3 aumenten en comparación con lo normal para apoyar el crecimiento fetal, particularmente del cerebro y los ojos.

 

Los estudios en animales han demostrado que la privación de ácidos grasos omega-3 durante el embarazo está asociada con deficiencias visuales y de comportamiento que no pueden revertirse con la suplementación postnatal.

¿Cuánto omega-3 debería consumir una mujer embarazada?

Las pautas de consenso han recomendado que las mujeres embarazadas consuman al menos 200 mg de DHA por día.

Una mujer puede alcanzar este umbral al consumir de 1 a 2 porciones de pescado por semana, según el asesoramiento actual de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

Los productos marinos también pueden contener mercurio y otras toxinas dañinas (por ejemplo, bifenilos policlorados [PCB]), que podrían ser perjudiciales para el feto en crecimiento. Por esta razón, la FDA/EPA recomienda limitar el consumo de pescado a 2 porciones (aproximadamente 340 g o 12 onzas de pescado) por semana.

Los peces más grandes, de vida más larga, como el pez espada, caballa, tiburón, entre otros, tienen concentraciones más altas en los tejidos que las especies más pequeñas y de corta duración (por ejemplo,sardinas, salmón, abadejo). Por lo tanto, se recomienda a las mujeres embarazadas que eviten el consumo de peces grandes con mayor contenido de mercurio.

 

Los datos provenientes de estudios observacionales muestran que el consumo de ácidos grasos omega-3 durante el embarazo, ya sea en la dieta o mediante suplementos, se asocia con mejores resultados del desarrollo neurológico en el niño.

 

Depresión y embarazo:

Se ha demostrado que la depresión relacionada con el embarazo y la depresión posparto afectan el apego infantil, el desarrollo cognitivo y el comportamiento del niño.

Los ácidos grasos poliinsaturados disminuyen la producción de citoquinas proinflamatorias, que es elevada en pacientes deprimidos.

Los datos epidemiológicos muestran que la baja ingesta de productos marinos durante el embarazo se correlaciona con niveles más altos de síntomas depresivos.

 

Los ácidos grasos omega-3 también se encuentran en el reino vegetal, si te interesa el tema te invito a leer el siguiente artículo.

.

Gracias por visitar el blog.

✔️-Para suscribirte al boletín de novedades clic aquí.

-Para compartir este artículo, solo basta con hacer clic en el ícono de la red social que quieras.

✔️Para donaciones: clic aquí

.

Referencias:

1- Coletta JM, et al. Omega-3 Fatty Acids and Pregnancy. Rev Obstet Gynecol. 2010 Fall; 3(4): 163–171.

2- US Food and Drug Administration Web site, authors. What you need to know about mercury in fish and shellfish.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ciencia al Plato .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Fastcomet, https://www.fastcomet.com/terms/privacy-policy.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.